Cortesía

Rioja con toque de château

Por Angel Rivas - mar 15, 2021

Ciertamente es una de las vinícolas más jóvenes de Rioja, pero su concepto guarda muy bien la tradición de elaborar vinos de acuerdo a la denominación de origen calificada aprovechando todos los beneficios de su ubicación.

Enmarcada en la Rioja Alavesa y justo en las faldas de la Sierra de Cantabria, la bodega tiene el concepto de tener sus 50 hectáreas alrededor de sus instalaciones, como un château, lo que ayuda una mejor supervisión de las plantas y un correcto manejo al momento de la cosecha.

Un proyecto iniciado en 1990 quizá no remita a una gran experiencia, pero detrás de la elaboración de sus vinos hay más de 150 años de historia con los productores de uva de la zona alrededor de la ciudad medieval de Laguardia.

Las instalaciones aunque representan a una bodega clásica de varios niveles están pensadas para la correcta elaboración de un vino en base a la funcionalidad. Obviamente es la arquitectura lo que más atrae a los visitantes debido a que no se sacrifica la belleza por la operatividad.


Tercia de Reyes

Tres ejemplos de la bodega riojana.


Campillo Crianza 2016

18 meses de crianza en roble

Notas a zarzamora, cuero, tabaco, cereza negra en nariz. En boca muestra buena tanicidad, acidez media alta y notas de frutas rojas maduras


Campillo Reserva Colección 2008

22 meses de crianza en roble

Nariz de buena intensidad con frutos negros, especias, tostados y cacao. Al gusto tiene buena estructura y acidez, elegante, y de final muy largo


Campillo Gran Reserva 2004

30 meses de crianza en roble

Al olfato mucha fruta negra, quizá por el toque de Graciano, con tostados, café, menta y un toque animal. En boca conserva frescura, buena acidez y permanencia


Síguenos
Servicios

Catas, asesorías, capacitación, cursos y apoyo periodístico. Dos décadas de experiencia en el mundo gastronómico.

Más Información